La moto es uno de los medios de transporte más cómodos para realizar trayectos por ciudad a diario, ya sea para ir al trabajo y evitar atascos, como para cumplir con todos los recados rutinarios al permitirte aparcar en la puerta del establecimiento deseado. Sin embargo, en ocasiones esta comodidad y facilidad de aparcamiento pueden traer consigo una de las noticias más temidas por un motero: “¿y mi moto? Estoy seguro de que la dejé aquí…”. En Midas tenemos claro que la seguridad vial es lo más importante,  pero no debemos olvidar que los robos están a la orden del día y es necesario tener en cuenta la seguridad de nuestros vehículos, ya sea en la calle o dentro de nuestro garaje, por eso te ofrecemos 10 consejos para evitar este problema:

Garaje: invierte en tu tranquilidad

Por norma general, una plaza específica para moto no suele ser excesivamente cara. La tranquilidad de saber que una moto duerme en un lugar cerrado y seguro es algo que, con el tiempo, agradecerás. Es importante pensar en un garaje como inversión en lugar de como gasto; un robo o un desperfecto te saldrá mucho más caro a la larga. De todas formas, asegúrate de que siempre cuentas con un sistema antirrobo para ganar en seguridad y tranquilidad.

Estudia con detenimiento el lugar de aparcamiento

Si no cuentas con una plaza de garaje, es importante estudiar la zona de aparcamiento para detectar qué lugar puede ser el más adecuado. En primer lugar, y al contrario de lo que muchos puedan pensar, evita los espacios tranquilos ya que esto facilitará el trabajo al ladrón. Es importante aparcar en un lugar en el que se produzca movimiento constante de personas y tráfico. Por último, analiza si existe algún establecimiento cerca ya que, generalmente, cuentan con cámaras de seguridad que permitirán confirmar el robo y detectar con mayor facilidad al ladrón.

Un buen sistema antirrobo es imprescindible

Como ya hemos comentado, un buen accesorio antirrobo para moto es crucial para evitar sustos innecesarios. La pinza de disco o pitón para moto es un básico, a pesar de que no es el método más seguro y dependerá de la calidad de la misma y de dónde se coloque. Evita ponerlo cerca del suelo, ya que resultará más sencillo romperlo. Por si acaso, es interesante contar con un segundo accesorio que refuerce la seguridad de la moto. La cadena antirrobo y el candado en U son un clásico que ofrecen un poco más de resistencia, sin embargo, la alarma puede ser un mejor aliado a la hora de espantar al ladrón y generar movimiento en la zona.

Localiza tu moto esté donde esté

Al igual que ocurre con los teléfonos móviles, es posible contar con un sistema de localización GPS que te permita acceder a la ubicación de tu moto en tiempo real. Este accesorio es perfecto para detectar el robo al momento, sin embargo, es necesario actuar con rapidez ya que en muchos casos el robo tiene como objetivo la venta de piezas por separado, y no el de la moto en sí. En cualquier caso, es un buen elemento para aquellos casos en los que la persona haya podido gestionar el primer sistema antirrobo.

Un seguro al completo

Si has decidido no pagar por una plaza de garaje y te fías por completo de un sistema antirrobo clásico, por lo menos ten en mente contratar un seguro que ofrezca garantía frente al robo y daños que se le puedan ocasionar a la moto en la calle, ya sea por caída, rascazos o situaciones adversas.

Es importante prestar mucha atención al cuidado y seguridad de nuestra moto. Sin embargo, no debemos olvidar que también se pueden producir robos de elementos que se encuentren dentro de la moto, como es el casco de los guantes o el casco. Por ello recuerda: no te confíes ni te despistes.

 

 

¿QUIERES COMPARTIR ESTA NOTICIA?
          
Copyright © 2019 Midas España |  Aviso Legal | Política de privacidad y cookies | Datos Identificativos   91 806 60 01