Conviene ser previsor para todo en la vida y más con el mantenimiento del coche, ya que nos garantizará una conducción segura y estable en las carreteras. Aunque seguro que no quieres que acabe el verano, ten en cuenta de que la llegada del otoño está próxima y que, dependiendo de la zona de España en la que vivas, la nueva estación te pueda llegar por sorpresa de un día para otro. Lluvias y condiciones climatológicas adversas hacen que tengas que revisar, especialmente, algunos elementos del sistema mecánico del coche:

Sistema de alumbrado

Con el cambio horario anual que llevamos a cabo en España, previsto para el próximo 30 de octubre, las jornadas diurnas se acortan y anochece antes. Es por eso que tenemos que revisar el sistema de alumbrado, compuesto por los faros, las luces traseras, las de estacionamiento, de freno e intermitentes, con el fin de que funcionen perfectamente. De hecho, si detectas que alguna de estas luces alumbra menos, puede que se haya fundido, motivo por el cual conviene siempre que lleves una caja de repuesto de las luces del coche para que fácilmente puedas cambiarlas si surge un imprevisto en la carretera. Otro aspecto que tampoco deberías olvidar es el estado de la luneta trasera, ya que su uso, tanto en otoño como en invierno, es vital para una correcta visión de la vía por parte del conductor.

Escobillas

De igual forma, las escobillas son otro de los elementos de seguridad importantes del automóvil. Si viajas a zonas de montaña o puerto, es probable que te pille una tormenta y tengas que hacer uso de las escobillas del parabrisas del coche. Las gomas suelen estropearse con facilidad provocando que no se limpien bien las gotas de lluvia y humedad del vehículo, por ello, si crees que tus escobillas están en mal estado, no lo dudes y cámbialas.

Batería

Asegúrate de que la batería del motor está completamente cargada y así evitarás el temido momento en el que hagas lo que hagas arrancar el coche se convierte en un imposible, sobre todo en épocas de frío y bajada de temperaturas. Para que te puedas guiar del estado de la batería, lo normal es cambiarla cada cinco años aproximadamente.

  Líquido refrigerante

El líquido refrigerante del coche es esencial para asegurar una buena temperatura interior del motor y suministrar agua caliente para la calefacción. Con las bajas temperaturas, el líquido refrigerante puede variar, por lo que es aconsejable revisarlo habitualmente para comprobar sus niveles. Para ello, debes revisar el depósito con el motor siempre en frío.

Anticípate a la caída de las hojas y la llegada del frío y prepara tu coche para que puedas conducir de forma segura en las carreteras. Los profesionales especializados en el mantenimiento de tu vehículo te podrán asesorar sobre los elementos que debes revisar para una correcta conducción. Si tienes que realizar la revisión del coche, aprovecha estos meses e infórmate de las promociones y características de LA Revisión Oficial en talleres Midas de toda España.

¿QUIERES COMPARTIR ESTA NOTICIA?
          
Copyright © 2019 Midas España |  Aviso Legal | Política de privacidad y cookies | Datos Identificativos   91 806 60 01